Dificultad: Media
Objetivo: 
Conseguido
Más Información:
 https://maytokingdom.es/tu-tambien-flotaras/

«La historia del barquito valiente»

Érase una vez un barquito de papel, adorado por un pequeño niño de chubasquero amarillo, que durante una lluvia de verano se sintió que era un gran barco de vapor y navegó por un caudaloso riachuelo de una calle cualquiera. Ese barco de papel y su valiente capitán nunca imaginaron el lugar a donde les llevaría la tormenta ni lo que les esperaba al final de su recorrido en aquella común alcantarilla. Un futuro incierto y macabro, terminó ahogando el barquito de papel mojado y sin esperanzas de nunca más poder navegar, a pesar de al fondo escuchar una y otra vez «Tu también flotarás».

Los miedos pueden ser varios, por ejemplo, se puede sentir miedo a no ser capaz de resolver enigmas que en muchos casos nos ayuden a avanzar en la vida, o incluso en algunos casos a evitar la muerte. Dichos enigmas sencillos o complicados, aunque siempre muy variados, pueden hacer que el miedo a no encontrar la solución crezca y crezca en nuestro interior. El barquito todos los contemplaba desde su oscuro rincón y veía como personas reales luchaban por resolverlos y con gran determinación y sobrada comunicación, hacían mover una nueva ficha de tan intrincado tablero de eso que creían el juego de su vida. A veces hundidos por la presión, «Tu también flotarás» se escuchaba en contraposición.

Otro miedo muy común se puede dar en aquello que te rodea. Oscuridad, monstruos debajo de la cama o dentro de armarios, ruidos de cañerías, presencias constantes, payasos asesinos…todo puede sumar para que los miedos de grandes y pequeños se incrementen y obliguen a dejar una luz encendida, aunque esa luz pueda parpadear en cualquier momento y esconder algo más detrás. Eso, que tanto miedo daba, se unía con una sensación de estar rodeado de una calidad y un trabajo de antiguos moradores propio de cuentos de hadas. El barquito allí seguía contemplado el lugar, enorme y perfecto, pocas hadas y princesas encontraba, y a victimas constantes miraba como el peso de las paredes aplacaba, «Tu también flotarás» se escuchaba.

Las tramas de muchas historias pueden ser terroríficas, y durante mucho tiempo leyendas escalofriantes luchan para incrementar los miedos de cada uno de nosotres. Aquí solo se cuenta la historia de la desesperación y la locura. Relatos infantiles que acaban en desgracia y tramas perfectamente hiladas, que aprovechan cada resquicio de temor de cada espectadore para incrementar el miedo y alimentar a eso que en nuestro interior activa nuestra imaginación. El barquito atento, todo lo escuchaba puesto que la historia interesante se presentaba, pero la imaginación aplacaba la valentía, «Tu también flotarás» siempre se oía.

La compañía puede ayudar a los miedos poder eliminar, ya que la vulnerabilidad al estar en soledad, incrementa el miedo personal de sentirse en compañía de aquello que no se desea. A la soledad todes en algún momento nos tendremos que enfrentar, pero para disgusto o felicidad, eso que hace que te sientas constantemente observado, no te dejará de acompañar. El barquito que solo estaba, nunca dejó de sentir que algo estaba a su lado, y no era el niño del chubasquero amarillo que como gran capitán con él jugaba, «Tu también flotarás» sin parar le susurraba.

La moraleja de esta pequeña historia es que los miedos siempre estarán y algunos alimentarán para hundir tu valentía y creer que algo no lo puedes lograr, pero piensa que hay un gran lugar en Vitoria donde un pequeño barquito de papel espera a que alguien con él vuelva a jugar. Así que no lo pienses más y adéntrate en ese lugar donde siempre se repite «Tu también flotarás»

Puzzles
65.jpg
entretenido
Historia
75.jpg
Ambientación
65.jpg
Game Master
65.jpg