Dificultad: Media
Objetivo: 
Conseguido
Más Información:
 https://thedome.es/la-cabana-de-valdemar/

El turismo rural, últimamente tan cotizado para huir del bullicio de la ciudad, de la gente, y para conseguir el tan preciado metro y medio de distancia de seguridad, nos hizo llegar a la página de reservas de La Cabaña de Valdemar. Una página web sencillamente increíble, te ofrecía una casita construida en madera y piedra, aislada de cualquier tipo de civilización, en el frondoso bosque de cipreses con una enorme diversidad de fauna salvaje… en fin, un paraíso para la desconexión.

Llegados a tan deseado lugar, nuestro recibimiento fue algo tosco, está claro que no íbamos al hotel Melià, para que nos ofrecieran cava y bombones, pero tener que buscarnos la vida en la oscuridad, en mitad del bosque y recordando todas aquellas de películas de terror adolescente, como mínimo te hacía pensar que mejor no hacerte el gracioso para no ser el primero en morir. Aquello se habría ganado un mala crítica en triapvisor como mínimo.

Por lo menos no mentían en lo acogedor del lugar, ya que si no fuera por el miedo a morir en cualquier momento, nos podríamos haber tumbado tranquilamente a escuchar el movimiento del aire delante de una chisporroteante chimenea. Un lugar altamente cuidado y preparado, para que sus huéspedes se sintieran “como en casa”, rodeados de presencias malévolas.

Si aquel lugar queríamos abandonar para volver a la, aunque parezca mentira, segura ciudad, ciertas pruebas teníamos que superar. Cada una de ellas nos hizo que nos juntáramos, ¿y separáramos? para conseguir montar aquel original puzzle, que nos daría la libertad. Con un nivel asequible y equilibrado con la ausencia de luz del lugar, conseguimos poner nuestras neuronas en marcha para conseguir nuestra libertad con vida, claro.

Una historia amenizada con las presencias malignas del lugar, a las cuales, y no es por ser masoquista, les faltaba un punto de terror. Creemos que muchos rincones y momentos no estaban del todo aprovechados para potenciar esa sensación de terror y miedo, que ya la propia casa consigue iniciar. Unos más rodados espíritus harían que cada huésped que por allí pasara, recordara como los huesos se les quedaron helados en su paso por La Cabaña de Valdemar.

Igualmente, recomendamos que os hospedéis en tan original cabaña, y que viváis en primera persona los secretos que allí se esconden, tanto si eres amateur en la materia o si eres experimentado en esto de los “viajes rurales macabros”. No vayáis más de 4 personas, si no queréis que alguien tenga que dormir en el sofá del salón, cosa nada recomendada para preservar la vida, por cierto.

Puzzles
65.jpg
entretenido
Historia
75.jpg
Ambientación
65.jpg
Game Master
65.jpg