Dificultad: Media
Objetivo: Conseguido
Más Información: http://parlament51.com/

La delgada linea que separa el mundo terrenal del espiritual a veces es un fino velo capaz de romperse en cualquier momento, y es aquí, en la casa del abuelo Mateo, en la calle Parlament 51, donde el destino ha querido que sea más frágil. Las fuerzas del mal quieren tomar el control, y nuestra misión es impedirlo, cueste lo que cueste. Por supuesto, haremos lo que sea necesario para ello.

Con esta premisa, y las expectativas altas por la novedad de la VR cruzamos las puertas de esta sala. Entre las nuevas iniciativas del mundo escaper, nos encontramos por primera vez con una sala que es 50% escape room clásico y 50% realidad virtual, y además todo el grupo la puede disfrutar. Este es, sin duda, el punto fuerte de la sala. La parte de VR está bastante bien diseñada, y la sensación puede darte algo de vértigo al principio, pero te mete pronto en situación.

A nivel de pruebas, tanto la parte clásica como la VR tienen un número bastante limitado de pruebas. La parte de escape de toda la vida, tiene corte clásico, y cuenta con un elevado volumen de candados. La parte VR es bastante sorpresiva en cuanto a definición pero nos hubiera gustado que las pruebas estuvieran relacionadas entre una parte y la otra. En nuestra opinión, esta parte se podría trabajar y desarrollar más para sacarle todo el potencial a la sala.

La ambientación de la parte VR tiene buena definición. La inmersión es total y te abstrae de la ubicación física completamente (a veces más de lo que los miembros de tu equipo querrían, o alguna de tus extremidades). Sin embargo, la parte real tiene una decoración menos impresionante. Recrea una vieja casa con una decoración bastante low cost, cosa que no es importante, pero podrían haberle sacado más partido. Es importante destacar, que los detalles pueden romper la inmersión (techos sin acabar, altillos abiertos fuera de la temática, etc) se tienen que cuidar para que el jugador viva la experiencia al 100%, y en este caso la sala necesita una mejora en este punto.

La historia esta muy desarrollada. En la intro, que es bastante inmersiva, la Game Master se encarga de meterte en situación. En esta parte también te explica el funcionamiento de la VR, que es algo complejo y al mismo tiempo te saca de tu rol al tener que estar atento a la cantidad de instrucciones que te dan. Estas instrucciones son muy importantes para la puesta en marcha de la VR, pero a más de un grupo se le habrán olvidado antes de entrar, llegando a tener problemas para comprender el funcionamiento. Este es, sin lugar a dudas, otro punto de mejora. Y, quizá, haya un modo más light de introducir toda la información que se necesita sin que forme parte del acting de la Game Master.

Esta claro que esta sala es una apuesta arriesgada, y no llevan mucho tiempo de rodaje, pero con una vuelta más a la idea, este puede convertirse en una variación del mundo escapista a desarrollar. Hoy, cada vez más, se mezcla la parte física con la habilidad intelectual propia de los escape rooms, ¿por qué no unirlo a las realidad virtual?

Puzzles
entretenido
Historia
75.jpg
Ambientación
Game Master
65.jpg

Parlament 2.png