Dificultad: Alta
Objetivo:
No Conseguido
Más Información:
 https://therombocode.es/barcelona/juegos/tras-el-espejo/

A lo largo de la historia del ser humano, cientos de organizaciones se han encargado de la búsqueda de los tesoros y secretos mejor guardados de la Humanidad. Muchos de ellos están en poder de The Rombo Code, pero The White Cube siempre ha ido un paso detrás nuestro. Hoy, han logrado hacerse con un grupo de nuestros mejores agentes, que deberán salir de sus salas de interrogatorio y tortura antes de que sea demasiado tarde y logren acceder a sus secretos más ocultos.

Con esta premisa, nos adentramos en una sala que se define como la sala más avanzada de la franquicia. Una sala en la que priman los mecanismos y es indispensable que el grupo sepa organizarse y comunicarse perfectamente si quiere lograr alcanzar su meta. Cuenta con una infinidad de pruebas, que están relativamente relacionadas con la temática, dado que es bastante ambigua, y da pie a tener enigmas de todo tipo.

La historia en sí, no es especialmente novedosa, pero cuenta con algunos elementos que todavía no están muy explotados en las salas de escape. La decoración es sobria y convencional, intentando recrear la temática de la trama, que al ser ambigua, puede dar lugar a multitud de escenarios. Sin embargo, no es su punto fuerte.

Esta franquicia cuenta con un buen numero de Game Masters para las distintas salas que tienen. En nuestro caso, nos encontramos con personas diferentes a la entrada y a la salida, lo que no suele ser muy habitual. De hecho, en nuestra opinión, parte de los inconvenientes con los que nos encontramos pueden venir precisamente de este punto.

En esta ocasión, no logramos completar nuestra misión. De hecho, nos faltó una buena parte de la sala por hacer, siendo 4 personas expertas. No siempre se vive de la misma manera una experiencia y, hay salas que pueden ser más complejas que otras, pero en nuestra opinión, una buena sala y un buen Game Master deben saber guiar al equipo para que disfrute de toda experiencia. La adrenalina de estar en los últimos minutos y rozar el final puede ser adictiva, pero en esta ocasión, nos faltó casi un tercio de sala por completar.

Estrictamente desde nuestro punto de vista, creemos que algunas pruebas estaban descompensadas con respecto a otras en el tiempo que se necesita para completarlas, pero lo que nos causó un mal sabor de boca, fue la gestión del tiempo por parte del responsable de la sala. La dificultad de una sala no debería medirse ni por lo bien escondidas que estén las pistas, ni mucho menos por tener un estimulo de pruebas excesivo en las que cuesta encontrar el orden en el que deben ser resueltas.

Las salas tienen los tiempos medidos, y si un grupo no avanza a la velocidad que debe o no acaba de encontrar alguna pista o desentrañar una prueba, es labor del Game Master saber acompañarlos para que la disfruten lo máximo posible. Como no fue así, la experiencia no fue muy agradable. No nos había pasado algo así en ninguna ocasión, y sólo esperamos haber sido uno de los pocos grupos en haberlo vivido así, porque aunque después cuenten lo que faltaba por resolver, no es lo mismo que haberlo vivido.

Puzzles
Historia
75.jpg
Ambientación
65.jpg
Game Master
65.jpg

tras el espejo2

Anuncios