Dificultad: Media
Objetivo: Conseguido
Más Informaciónhttp://www.escapeworldbarcelona.com/aventura-pirata/

¡Piratas! Rufianes infames de gatillo fácil que serían capaces de vender a su abuela por un último trago de ron. Entre todos, Cabeza de Perro es sin duda el más fiero de ellos. Si Cabeza de Perro te tiene en su punto de mira, puedes darte por muerto. No hay mar, océano, ni abismo lo suficientemente grande en el mundo para ocultarte. Si ya te ha hecho prisionero, es mejor que acabe contigo cuanto antes. ¿Quién sería tan estúpido como para intentar huir de Cabeza de Perro, parándose antes para robar su botín?

En menos de una hora el barco zarpará. Ya se pueden ver los tiburones a lo lejos dando vueltas en círculos esperando carnaza. No solo escaparemos de nuestro cautiverio, sino que le asestaremos un golpe a Cabeza de Perro del que no se olvidará jamás.

Escape World nos sumerge en una autentica aventura pirata. Esta temática no es muy recurrente en los escapes de Barcelona, por lo que agradecemos poder ponernos en la piel de unos cautivos a punto de ser ajusticiados. La inmersión en la trama empieza al cerrar la puerta de la sala. Cuenta con distintos espacios que te van trasladando por la historia, por lo que sientes como avanzas en la trama a cada paso.

Las pruebas siguen un estilo clásico. Esta sala tiene candados en abundancia, pero generalmente, se identifica bien qué pista acompaña a cada uno de ellos. No tiene una dificultad especialmente alta, pero quizá un pequeño giro a las pruebas podría ayudar a sumergirte más en el papel, simplemente por el número de candados con que nos encontramos. Sin embargo, puedes ver la temática reflejada en buena parte de sus enigmas.

La decoración de las estancias te pone en situación, y evoluciona a lo largo de los giros de la trama. A simple vista es una sala antigua, a la que, con un poco de mimo, se le podría dar una vuelta de tuerca a los materiales para mejorar la inmersión. Como buena sala pirata, no está falta de calaveras, espadas y barcos de todo tipo. También cuenta con unos cuantos mecanismos originales. Quizá un poco de sonido de fondo ayudaría a sentirte más metido en el papel.

El Game Master que nos atendió, aunque llevaba poco tiempo en la sala, fue muy atento y nos desentrañó las dudas que teníamos. Esta sala, sin duda, ganaría en inmersión si contase con un acting como el que tiene, por ejemplo, su otra sala La Casa de Emily, que es uno de sus puntos fuertes.

Aunque cuenta con bastantes enigmas, recomendamos este escape para grupos pequeños de 3 o 4 personas como máximo. No tiene un nivel de dificultad muy alto, por lo que es perfecta para ir con principiantes, o para pasar un buen rato en familia.

¡¡Arrr!! ¡Sucias ratas! ¡Ese tesoro no se va a desenterrar solo!

Puzzles
63.jpg
entretenido
Historia
551.jpg
Ambientación
652.jpg
Game Master
65.jpg

escapeworld2.jpg