Dificultad: Media-Alta
Objetivo: Conseguido
Más Información: https://diadroomescape.com/

foryourcountryssake

6 de junio de 1944, Día D.
Había empezado la Operación Overlord. 

Los aliados iniciaban el desembarco de un ejercito de más de 160.000 soldados sobre las playas de Normandía.

Comandados por el general Eisenhower, las tropas aliadas superaron las defensas organizadas por el mariscal alemán Rommel. La supremacía aérea anglo-norteamericana se hacía evidente, y evitaban que los alemanes pudieran enviar refuerzos a Normandía.

Sobre este lienzo de necesidad, nos alistamos dispuestos a formar parte de la historia, ayudando a los aliados a terminar con el poder del III Reich. Todo estaba preparado, incluido nuestro valor, que cual ente con vida, necesitaba demostrar que la fuerza la lleva la persona y no el arma que empuña.

Nuestro comandante nos informó de todos los detalles de la misión, y de la importancia del trabajo en equipo y la cooperación. Todos debíamos guardarnos las espaldas para salir airosos. La inutilidad de la fuerza física nunca había sido tan patente. Si queríamos conseguir la victoria, teníamos que ser capaces de utilizar todo nuestro ingenio y capacidad de deducción, para poder desentrañar los diferentes enigmas que nos íbamos a ir encontrando.

El camino no fue fácil. Nuestros pasos se veían frenados por multitud de ingeniosos enigmas que el enemigo fue preparando para retrasar nuestra llegada a la batalla final. Algunos de ellos no los habíamos visto en nuestro adiestramiento, y nos obligaron a poner a trabajar toda nuestra concentración y nuestros sentidos. Tenemos que admitir que los miembros de las Waffen-SS con los que nos topamos estaban muy bien instruidos, y no dejaron ningún cabo suelto.

Avanzando tanto en el tiempo como en el espacio, no pudimos evitar deleitarnos con cada uno de los escenarios que se abrían a nuestro alrededor. La presión era muy grande y el peso de la misión estaba latente en cada respiración, pero una vista al entorno se hacía necesaria y se agradecía: la batalla final se intuía cercana, y de alguna forma teníamos que aplacar nuestros nervios para no sucumbir a la presión.

Habíamos llegado al desembarco, y Normandía estaba a sólo unos metros. La sensación de lo que teníamos ante nosotros: épica. La tensión dio paso a la locura, la locura a la precisión, y la precisión a la emoción. Toda la ambientación que de forma paulatina y pulcra se fue abriendo ante nosotros, ahora se presentaba como un estallido de adrenalina. Un desenlace digno de la victoria. ¡Francia fue liberada de la invasión!

«La guerra es una invención de la mente humana; y la mente humana también puede inventar la paz.”

Es imposible salirse del modo escape ni haciendo la reseña: Los Game Masters Ramsés y Yolanda, creadores de este portento, han conseguido que una sala con tan poco tiempo de rodaje se iguale en calidad a otras que han ido creciendo durante el tiempo con el público. La dedicación y el cariño que le han puesto, quedan visibles en cada rincón del juego. Y además, creemos que tiene potencial para ofrecer un modo experto a los jugadores más veteranos.

Recomendamos este room rescape a todo tipo de jugadores, ya que todos los públicos experimentados o no, pueden disfrutar de esta sala. Y un pequeño consejo: aunque seáis los más expertos, pedid al menos una pista y disfrutad de la originalidad y la creatividad que le han puesto.

Puzzles
entretenido
Historia
75.jpg
Ambientación
Game Master
65.jpg